• Jue16marzo 2017
  • Ohlala / Tips para un cuerpo habitado

    Hay notas que escribimos en primera persona porque expresamos cosas muy personales. Hoy hablo yo, Mile, de mi experiencia y mi aprendizaje con respecto a la moda y un cuerpo x 2.

    Mi panza es la feliz casita de Faustino, hace exactamente 30 semanas y 4 días, la fecha de parto estimada es el 25 de Mayo… niño patrio. Tengo nervios y felicidad, quiero conocerlo ya pero a la vez quiero más tiempo para estar lista…. ¿se puede estar totalmente lista? no creo, no lo sé, es una montaña rusa de emociones. Soy feliz.

    ¿Qué me paso con respecto a la moda y a mi cuerpo mutante? Los primeros 4 meses me sentía tremendamente incómoda con el hecho de vestirme directamente, por mi me hubiese quedado en pijama todo el día. Me empezó a crecer la panza al toque porque soy de cuerpo derechito, nada de cintura, nunca me engordan las piernas ni la cola, lo mío es la panza. Al mes ya no me entraba nada.

    Me sentía culpable por sentirme mal con mi cuerpo que tanto estaba laburando para crear al bebé más capo del mundo entero y alrededores, pero bueno no lo podía evitar, aparte yo había leído que las embarazadas se sentían tan lindas y tan radiantes… yo me sentía un pequeño monstruito. Pero todo pasa.

    Con el tiempo y cuando la panza se empezó a formar más redonda y evidente, y las hormonas se aplacaron, me empecé a sentir mejor y me dije bueno vamos a ponernos a pensar Faustino porque tu madre trabaja con ropa y se tiene que amigar con su día a día.

    Y así lo hice, deje de quejarme y me empece a esmerar. La voluntad es sagrada. Un día me puse a pensar en todas las prendas que ahora me beneficiaban y me quedaban cómodas. Empecé a usar vestidos, yo nunca usaba vestidos, jamás, lo mío era una onda más trash, mucho jean ajustado y roto, remeras grandes. Nada de eso me quedaba bien ahora, tuve que cambiar mis costumbres y empecé a encontrar mi caminito vestimentario.

    Voy a mostrar las piernas todo el tiempo si es posible jajaja, esa fue otra decisión. Como pintaba que iba a tener mucha mucha panza decidí que para equilibrar las iba a dejar al aire. Nunca fui fan de mis piernas hasta el embarazo.

    Como empecé a usar vestidos, mi estilo se volvió más femenino y para mi sorpresa me gustó. Tal vez ser el hornito de un varón que sacó todo lo lady que había en mi, que dicho sea de paso estaba muy escondido.

    El verano ayudó. Estoy convencida que tener panzota en verano es muchísimo más fácil que en invierno, me lo dice Sofi y seguro más de una coincidirá. En verano necesitas menos ropa y por ende es más fácil resolver. Igual me va a agarrar con tremenda zapan el invierno pero ya estoy averiguando medias can can de contención negras. Una de nuestras amigas gangueras nos dijo por Instagram que te las cubre la obra social, tengo que averiguar y les voy a avisar.

    Empecé a explotar todo aquello que me mejoró con el embarazo, por ejemplo el pelo. Mi pelo anda espléndido aunque no le haga nada, es como un regalo de las hormonas hacia mi. Me mejoró la piel también. Me maquillo todos los días porque el maquillaje es una herramienta muy valiosa a la hora de encarar el día con buena cara.

    Me tomé más tiempo al principio y después me hice más canchera. Esto va, esto no, esto lo usare cuando mi circunferencia vuelva a ser como antes… adaptarse.

    Habrá quienes no hayan sentido lo mismo que yo, seguro que más de una se sintió linda y radiante desde el principio y no sepa que a otras no nos pasó. Habrá otras a las que la moda les importe muy poco y esta perfecto, a mi me gusta la ropa. Me gusta la moda desde que veía a mi abuela cosiéndome la ropita para las Barbies, me hace sentir bien “decorarme”, es una cuestión mental, no práctica.

    Solo uso tacos en situaciones muy puntuales porque me duelen los pies. Los zapatos, las carteras y los accesorios son mis mejores amigos porque siguen siendo los mismos.

    Dejar piel al aire equilibra. En mi caso dejo piernas, en el suyo capaz sean los brazos, los hombros, el cuello y escote. No se tapen porque se sienten feas, los demás las ven lindas, mírense desde sus ojos, claven sonrisa grande y a la cancha. Al principio será forzado y después se vuelve natural.

    Y si no logran encontrarle la onda a la ropa en su cuerpo en constante cambio ya fue. Somos mujeres que estamos gestando una nueva vida para este mundo, estamos complicadas de hormonas, estamos sensibles, pero somos felices y eso nos hace muy bellas.

    Espero que mi experiencia y mis tips les sirvan de algo. En el camino les fui mostrando unos looks que armamos para salir al cine, a comer o a algún evento nocturno. Están formados por prendas que no solo sirven para panzotas así que van para todas, esperamos que les gusten.

    Marcas que aparecen en esta nota:Bajo Techo / Basilio / Bela / Clara and Rachel / Clona / Las Bernas / Loli Van Harden / Scoia / Uptown Gafas

    Para ver la nota completa con precios y todo entren a Revista Ohlala —> Tips para un cuerpo habitado

    ¡Hasta la próxima! :)

     

    CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

    Comentarios

    Comentarios

Be in the Know.

Be the first to subscribe to our newsletter and
receive our latest news!

Your information will never be shared or sold to a 3rd party and you can unsubscribe at any time.